Actividad Especial

Si estás buscando un deporte o ejercicio que te permita trabajar el cuerpo a gran intensidad y en poco tiempo, pero evitando la complejidad o dureza de otros entrenamientos, el hidrogym o acuaerobics es lo que buscas. No será la primera vez (ni la última) en la que hablaremos de los enormes beneficios que tiene el entrenar en el agua. Los ejercicios en el agua mejoran la salud cardiovascular, pero además, aumenta la resistencia muscular y, en general, la fuerza. Muy óptimo también para personas que no hayan tenido buenas experiencias entrenando en tierra, o hayan tenido lesiones que puedan mermar su confianza a la hora de practicar deporte. Mantener el cuerpo flotando, en este medio líquido,  protege músculos y articulaciones, por lo que es bueno para todas las edades y estados físicos.

¿Cómo funciona el hidrogym?

El entrenamiento acuático aeróbico ofrece una gran cantidad de movimientos rítmicos del cuerpo, así como pasos de baile y otra serie de movimientos que van de menor a mayor complejidad. En sus comienzos, los participantes aprenden a coordinar movimientos de brazos y piernas en el agua. Es imprescindible hacer estos movimientos a la perfección para ir avanzando en intensidad y complejidad, y progresar en el entrenamiento.

Cuando aumentamos el nivel de dificultad,  se incorporan movimientos, pasos de baile y gimnasio más complicados. Estos serán siempre dirigidos por un monitor especializado que en la mayoría de los casos usará la música como hilo conductor rítmico. Aunque no tiene por qué, se pueden emplear diversos accesorios para entrenar hidrogym como puedan ser boyas, flotadores, patas de rana…

Normalmente, los entrenamientos duran entre 40 o 50 minutos, tiempo más que suficiente ya que estamos en un medio líquido, que aunque proteja nuestras articulaciones y músculos de impactos, también ofrece resistencia, por lo que nos cansamos más. Calentamiento, estiramientos y descansos, son solo algunos de los pasos a realizar. Muchos de estos entrenamientos tienen partes de fuerza y tonificación, así como otras exclusivas aeróbicas.

Las primeras sesiones de hidrogym estarán enfocadas en el aprendizaje de las posturas y movimientos más básicos. Las técnicas de respiración y posturales son muy importantes en estos entrenamientos. Una vez se domine la base, se podrá progresar en el tipo de entrenamiento para obtener mayores beneficios: fuerza, equilibrio, resistencia…

¿Qué objetivos se pretenden alcanzar con el hidrogym?

Su principal propósito sería mejorar la condición cardiovascular de nuestro cuerpo, algo fundamental para la salud general y el bienestar. Pero no solo eso, sino también la tonificación y musculación de nuestro cuerpo, así como la flexibilidad, movilidad, equilibrio… Los movimientos y combinaciones varían en cada entrenamiento: saltar, estirar, dar patadas, flexionar rodillas, correr, caminar… pero todos contribuyen a la mejora de la movilidad, aumento de fuerza, equilibrio y demás.

El hidrogym, un ejercicio para todos

Una de las grandes ventajas de este tipo de entrenamientos, cualquier edad y nivel puede participar. Al sumergir casi todo el cuerpo en el agua, el estado de flotabilidad nos proporciona una gran seguridad. Esto permite que incluso personas con dolencias severas o lesiones puedan hacer ejercicio y rehabilitarse. El ejercicio aeróbico acuático es perfecto para personas con problemas como artritis, cuello y espalda sobrecargadas, trastornos cardíacos, obesidad, problemas de movilidad…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.