Top Consejo

Sabemos que volver al gimnasio después de mucho tiempo puede ser una tarea difícil. Luchar contra la falta de tiempo, el cansancio o la pereza es complicado de primeras. Pueden haber pasado dos meses, cinco o un año. Cuanto más tiempo pase, más trabajoso parece volver a una rutina, o directamente, crear una que sea efectiva de verdad. Sin embargo, es más sencillo de lo que puedas pensar. Nunca es tarde para retomar la actividad y el entrenamiento que te hacía sentir tan bien al final del día. Da igual si es verano, invierno o primavera, lo importante es empezar y mantenernos constantes en el tiempo.

Por ello, desde TOP Health queremos darte 10 consejos para volver al gimnasio después de mucho tiempo.

Empieza poco a poco

Puede que lo hayas oído siempre, pero es lo mejor. Empieza por metas sencillas y fáciles de alcanzar que te acostumbren a mejorar cada día un poco más, y así, engancharte de nuevo a la rutina. Si empezamos demasiado fuerte, ni nuestro cuerpo, ni nuestra mente estarán preparados. Podrías saturarte, o incluso, lesionarte. Hay que acostumbrar al cuerpo a la nueva actividad, por lo que, no te machaques demasiado el primer día.

Cuanto antes asumas que ir al gimnasio no es tarea fácil y que te va a tomar tiempo y paciencia ver los resultados deseados, mejor. De esta forma, no te desilusionarás tan rápido. Puedes probar por empezar unos 10-15 minutos, e ir ampliando este intervalo conforme lo vas superando.

Mejor regularidad que intensidad

Es muy importante ser consciente de las veces que podemos ir al gimnasio. Es mejor acudir al gimnasio uno o dos días todas las semanas, que sentirte con la presión de tener que ir cuatro o cinco veces. Cuando practicamos un deporte, lo más efectivo es mantener una cierta regularidad y frecuencia.

Sobre todo, para volver al gimnasio después de mucho tiempo. Es mucho mejor acudir una o dos veces todas las semanas durante cinco meses, que acudir 5 veces el primer mes y cinco meses sin hacer nada.

No trabajes solo cardio, entrena fuerza, resistencia y flexibilidad

En tu plan de entrenamiento debes incluir diferentes rutinas de trabajo que te ayuden a mejorar tu resistencia cardiovascular, la flexibilidad de las articulaciones y la fuerza. Esto es vital para no lesionarte, sobre todo, para volver al gimnasio después de mucho tiempo.

Además, alcanzarás tus metas y verás resultados más rápidamente.

Prioriza el descanso

Para la correcta recuperación de nuestros músculos, es esencial respetar los días de reposo. Cuando no haces ejercicio, tu cuerpo sigue trabajando duro para reponer fuerzas. Descansar es importante si se quiere conseguir un buen rendimiento, ya que es un proceso regenerativo, así como de adaptación para estar preparados en el próximo entrenamiento. Descansando podremos rendir más y exigir más a nuestro cuerpo. Si, además, llevas mucho tiempo sin ir al gimnasio, los periodos de receso pueden ayudarte a evitar lesiones graves que estropeen todo el trabajado que llevas hasta la fecha.

Tampoco puedes escatimar las horas de sueño. Estas son muy buenas para recobrar el tono, tanto físico como anímico. Si no descansas correctamente, tu rendimiento físico lo notará. Por lo que, si te sientes muy cansado, puedes probar a aumentar las horas de descanso en la cama, y verás que te sientes mejor.

Empieza por un buen calentamiento

Con el fin de evitar lesiones, debemos avisar a nuestro cuerpo que vamos a incrementar la actividad física con pequeños ejercicios de calentamiento. Cuando termines, puedes enfriar tu cuerpo poco a poco mediante unos ejercicios suaves de estiramiento. Así evitaremos sufrir una lesión muscular.

Escucha a tu cuerpo

Cuando dicen que el cuerpo es sabio, tienen razón. No lo fuerces hasta reventar. Si notas gran fatiga o un dolor intenso en alguna parte del cuerpo, para y descansa. Si fuerzas los límites demasiado, puedes sufrir una lesión grave que te aparte de tus metas. Por ello, tan importante es la regularidad como saber respetar los tiempos de nuestro propio cuerpo. Sobre todo, si llevamos mucho tiempo sin ir al gimnasio. Ve poco a poco y escucha a tu cuerpo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.