Nueva Temporada Top Health

7 Razones por las que no ves resultados deseados en el GYM

Cuando llevamos un tiempo acudiendo al gimnasio, pero no vemos resultados puede ser bastante desmoralizador. En ocasiones, acudir al gimnasio puede no ser suficiente o simplemente no se está realizando una correcta rutina. Muchas veces podemos no ser conscientes de esto.

Desde Top Health sabemos lo desalentador que puede ser estar esforzándose y no obtener una recompensa a cambio. No queremos verte abajo, por eso te traemos 7 razones muy comunes por las que nos ves los resultados deseados en el GYM.

No tienes metas realistas

En ocasiones no vemos los resultados esperados, porque los objetivos no son realistas y coherentes con la rutina que estamos siguiendo. Si por ejemplo queremos ver de resultado piernas musculadas, pero no realizamos ejercicios de fuerza en esta zona, solo con cardio no lo conseguiremos. Lo primero es tener una rutina adaptada a nuestros objetivos y capacidades.

Llevas meses haciendo la misma rutina

Cuando realizamos una misma rutina, con el tiempo nuestro cuerpo se acostumbra, siendo menos eficaz el entrenamiento. Por ello, es necesario realizar depuraciones de rutinas cada cierto tiempo, normalmente todos los meses. Esto se puede hacer, bien con la ayuda de nuestro entrenado del gimnasio, cambiando ejercicios, aumentado su dificultad, el peso o las repeticiones.

No hay un tiempo específico para cambiar de rutina. Todo dependerá de si empiezas a sentir que tu entrenamiento es demasiado fácil y que no te lleva a tus límites. Si estás en ese momento, es hora de cambiarla.

No sigues una dieta adecuada

El perder de peso es un resultado de la práctica de ejercicio y de una buena alimentación. Sin uno de los dos, el proceso de pérdida de peso se vuelve mucho más lento, en ocasiones, incluso imposible.

Comer bien no significa tener que seguir a rajatabla una dieta súper estricta. Simplemente, asegurar a nuestro cuerpo los nutrientes necesarios sin excedernos en su consumo. Reducir ciertos alimentos altamente industriales y aumentar la ingesta de verduras, frutas, cernes y pescados y, en definitiva productos menos procesados. Los de toda la vida vaya, y así conseguir nutrientes de alta calidad.

No estás al 100% haciendo los ejercicios

Cuando realizamos ejercicio, nuestra mente y cuerpo deben estar concretados en él. Si estamos haciendo ejercicio a desgana es lo mismo que no hacerlo. Por ello, te recomendamos que cuando empieces tu rutina te mentalices y animes a darlo todo. Piensa que, de esta forma, podrás obtener mejores resultados en menor tiempo.

No estás levantando el peso suficiente

Muchas veces, podemos estar durante meses y meses levantando el mismo peso por costumbre, lo cual es un error. El levantamiento de peso debe aumentar a la vez que lo hacen tus músculos.

Si el peso que levantas es insuficiente, entonces no estás haciendo nada. Pero si levantas un peso adecuado a tu peso y experiencia, tus músculos se volverán más fuertes y densos, además de quemar la grasa que los rodea.

Paras cuando sientes dolor

Entrenar nadie dijo que fuera fácil. Pero para conseguir los resultados esperados debemos trabajar nuestros límites y seguir cuando parezca que no puedes más, porque es ahí donde realmente estarás haciendo efectivo el ejercicio. Evidentemente, si ese dolor es proveniente de una lesión, debes parar. Pero si no, debes forzarlos, ya que esto los hará crecer y conseguir una tonificación deseada.

No descansas adecuadamente

Dormir es fundamental para la recuperación de nuestros músculos y, por tanto, de su funcionamiento óptimo al día siguiente. Dentro de tu rutina debes plantear días de no-gym y descanso, para darle la tregua que necesitan y estar al 100%.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.